La nueva Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los Derechos Digitales, Ley 3/2018 ha entrado en vigor el 7 de diciembre de este año pasado.

Se ha aprobado, a pesar de la etapa tan agitada que políticamente se vive en el Congreso, con una amplísima mayoría.  Algunos derechos se van consolidando sin ambages.

La idea de que nuestros datos personales no son importantes, o la de que “nadie va a fijarse en mi  privacidad, qué van a encontrar”  está quedando atrás poco a poco, aunque aún queda mucho por avanzar.

Ya es un hecho que nos espían, es decir, ya sabemos que  recopilan nuestros datos sin avisarnos (sólo con la compra de un móvil que tiene ya diferentes apps preinstaladas, por poner un ejemplo).  La pregunta es  ¿para qué? … ¿esta pregunta se la hace mucha gente? Incluso…¿se la ha hecho el legislador quizá?…

El impacto de la nueva Ley sobre datos personales y derechos digitales es tal, que ha habido que hacer modificaciones en otras Leyes orgánicas como la Ley Orgánica del Poder Judicial, la Ley de Régimen Electoral General, la Ley de Universidades, la Ley General de Sanidad, entre otras…. 

Es lógico… si tuviéramos que hacer un gráfico sobre nuestra actividad, podría quedar como sigue:

Por eso es importante conocer nuestros derechos, sobre todo las novedades, Derecho a la Seguridad digital, Derecho a la neutralidad en Internet, Derecho a la educación digital, Derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral, Derecho al olvido en búsquedas de Internet, Redes sociales y servicios equivalentes, Derecho al testamento digital.

Desde Quantika14 iremos escribiendo sobre el contenido de todos estos derechos  en los próximos meses,  en nuestra Web.

Nuestra convicción, la de las personas que componemos Quantika14, es la misma con respecto a cualquier derecho humano. Y queremos compartir esta idea porque,  la implicación en el cumplimiento de estos derechos, (que están entroncados con el derecho fundamental y necesidad humana de privacidad)  al contrario de lo que pueda parecer, no es únicamente responsabilidad de las Administraciones públicas.

Os proponemos que tod@s  estemos  vigilantes en esto, que nos ayudemos un@s a otr@s, y procuremos ser   no sólo respetuos@s,  sino protectores de los derechos de los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *