Eliminando la publicidad con tan solo una Raspberry Pi y Pi-Hole

Si algo sabemos todos, y nosotros los primeros, es que no hay nada que moleste más que un anuncio espontáneo (coches, conciertos, marcas de ropa o alimentación…) mientras estamos viendo una página web, mayor problema cuando lo estás viendo desde un móvil y el anuncio te ocupa toda la pantalla, o directamente te abre otra pestaña molesta.

Pero para ello existe Pi-Hole, un proyecto de software libre con el que, usando una RaspberryPi y un poco de tiempo, tendrás listo un software capaz de filtrar todos los anuncios posibles de cualquier página web. Así que, si te gusta la idea o tienes una Raspi con la que no sabes que hacer, te animo a que sigas leyendo esta entrada.

La forma de instalación es de lo más curiosa y sencilla, dado que, una vez tengamos nuestra Raspi con el sistema operativo Raspbian, solo deberemos de ejecutar en la terminal el siguiente comando:

sudo curl -sSL https://install.pi-hole.net | bash

Tras ejecutarlo, nos saldrán varias pantallas con información de Pi-Hole, y luego nos preguntará acerca de parámetros para la instalación.

El primero que nos encontraremos será acerca de la interfaz de red. Nosotros recomendamos escoger el adaptador de ethernet o cable, dado que nos dará menores fallos que una red Wi-Fi, aunque todo es a gusto del consumidor.

A continuación, de una lista de DNS posibles, podremos escoger alguno de los que nos dan o poner uno personalizado.

Como hemos dicho en otra entrada del blog, recomendamos usar los DNS de CloudFlare por su seguridad y alta tasa de velocidad, aunque este dato se puede variar más adelante, por lo que también recomendamos escoger uno cualquiera de momento mientras realizamos la instalación.

Más tarde, deberemos de indicar a que tipos de IP queremos aplicar el filtro, aunque en este caso lo dejaremos por defecto y permitiremos el filtro en ambas opciones.

Más tarde tendremos una pantalla que nos indicarán los ajustes realizados, así como si queremos activar la interfaz web y los logs, que igualmente será la opción por defecto.

Finalmente tendremos una pantalla de configuración como esta, en la que tendremos los datos finales del proceso de instalación, así como la clave que se usará para acceder a la interfaz web y cual es la IP de la RaspberryPi.

Antes de continuar, como consejo importante, indicamos que la RaspBerryPi deberá tener una IP Estática, para que no sufra ningún problema porque se reinicien las IP, siendo posible realizar esto en el router o en el mismo ordenador.

Tras esto, pasaremos a la interfaz web con los datos que nos ha dado esta última ventana de información, y visualizaremos datos como son el número de solicitudes atendidas, las bloqueadas por anuncios, el porcentaje de bloqueo y los dominios introducidos en la lista negra (que se deberán de mencionar en otra sección que veremos más adelante.)

También podremos ver unos esquemas con los tipos de solicitudes realizadas, a que destinos, los dominios de los anuncios con más frecuencia y los clientes que más usan la aplicación con el número de peticiones.

A la derecha, tenemos una opción llamada “Blacklist”, que nos permitirá añadir sitios webs proveedores de publicidad para bloquearlos y que por tanto no se muestre esta.

Se introduciría el dominio, y podemos indicar que lo añada a exact (bloquea ese dominio exactamente) o a wildcard (bloquea todos los dominios derivados a ese).

Otra función que destacar es en Tools > Query Adlist, que nos permite realizar una búsqueda mediante una palabra clave de dominios que emiten publicidad, para luego añadirlos y bloquearlos.

Finalmente, y quizás lo más importante, son los ajustes, divididos en seis apartados (System, Block Lists, DNS, DHCP, API/Web Interface y Teleporter).

En System podremos ver datos acerca de la interfaz de red como la versión de la aplicación y el uso de recursos que realiza, así como una “Danger Zone” en la que tenemos diversas opciones, pero que, si se es un usuario estándar o básico, no recomendamos entrar en ellas, dado que pueden alterar el correcto funcionamiento del sistema.

En Block Lists tendremos una lista de páginas webs que indican dominios que muestran anuncios, para que Pi-Hole pueda ir “aprendiendo” y sabiendo cuales son los dominios que bloquear.

En DNS, como dice el nombre, podremos cambiar los DNS de la aplicación, para que trabajen a uno de los predeterminados o a uno de los que nosotros queramos asignarles.

En este caso, nosotros asignamos los de CloudFlare, que recordamos que son 1.1.1.1 y 1.0.0.1, pero si eres usuario de Movistar o Vodafone, deberás poner como DNS Primario (Custom 1) el DNS 1.0.0.1, dado que genera conflictos con el router.

En DHCP podremos montar un servidor DHCP si lo deseamos, pero es un extra que trae la aplicación que se aleja un poco de su uso principal.

Finalmente tenemos la API/Web Interface, que son ajustes para desarrolladores, y Teleporter, que nos permite realizar copias de seguridad e importarlas por si cambiamos de RaspBerryPi o hemos tenido que reinstalar el sistema operativo.

Tras estar realizando las pruebas necesarias, hemos comprobado que esta aplicación funciona correctamente, cumpliendo el propósito inicial para el que fue desarrollado, aunque requeriría de conocimientos algo más amplios para darle un rendimiento máximo de lo que nos puede dar con tan solo usar una Raspberry y una micro SD.

Para finalizar, decidimos realizar una búsqueda de lo que nos costaría económicamente realizar este proyecto, por lo que os dejamos la lista de los materiales usados, su precio unitario y el precio total del proyecto.

PRECIO TOTAL DEL PROYECTO: 40.89€

Autor: Álvaro, alumno en prácticas en QuantiKa14

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *