Niños y Smartphones: ¿una combinación segura?

NIÑA DEL POMPERO SMARTPHONE

Sin lugar a dudas, además del mes de las flores, mayo ha sido el mes de las comuniones, (como junio es el mes de las notas), aunque durante todo el año, nuestro hijo tiene “mil excusas” y muy variadas para pedirnos un smartphone: su cumpleaños, su santo, los Reyes, etc.

Muchos de vosotros, ya habréis tenido la Comunión de vuestro hijo, sobrino, nieto… de manera que, cayendo en la “trampa” de su mirada tipo Gato de Shrek, le hayáis regalado un smartphone tal y como os pidió. Quizá si aún no lo habéis hecho, os lo estéis pensando como premio por las notas y valorando qué modelo será mejor pero, ¿alguien se ha planteado no regalárselo por mucho que todos sus amigos tenga uno?

No es un secreto que en varias ocasiones, ya sea en éste blog o en nuestras Redes Sociales (Twitter o Facebook), hemos comentado Los Peligros de un Smartphone para un adulto de manera que, para un menor, dichos peligros se multiplican y por ello, hemos aconsejado por activa y por pasiva, que está bien tenerlo localizado y poder preguntarle por dónde anda pero, para eso, no necesita una conexión 4G en un móvil de última generación.

Sin entrar en valoraciones médicas de qué puede suponer para un menor estar delante de la pantalla un número X de horas al día, o las connotaciones educativas que pueda ofrecerle un smartphone o una tablet, desde QuantiKa14 queremos valorar su seguridad: Phishing, sexting, ciberbullying… son sólo tres de las muchas amenazas que nos acechan a cualquiera de nosotros y, nos guste o no, nuestros pequeños son más vulnerables.

  • Si por ejemplo, le regalamos un teléfono Android, éste nos pedirá una cuenta de correo electrónico de Gmail el cual, se ha convertido en una puerta abierta a cualquier ataque de phishing, fraude, ransomware, etc.
  • La inocencia de un menor, le hará pensar que, ese amigo de un amigo de su misma edad con el que está mandándose mensajes o fotos, es quien dice ser, cuando en realidad, podría ser cualquier otra persona que quiera engañarlo.
  • Si todos los compañeros tienen uno, es probable que todos tengan acceso a una aplicación de mensajería como WhatsApp, de manera que alguno de ellos, además de tener que sufrir el rechazo y los insultos de los compañeros en el colegio, les lleguen también “cómodamente” a su smartphone (y quien dice recibirlos, dice enviarlos).

Pero vayamos un poco más allá. Como todo en esta vida, hay miles de matices y no todo es blanco o negro, de manera que si ya le habéis regalado el teléfono, no es necesario romper su ilusión y quitárselo, o no llegar a comprárselo hasta que no lo haga él con su primer sueldo. Si en casa tiene acceso ilimitado y no vigilado a Internet porque usa la tablet de uno de los padres, o el portátil de uno de los hermanos, o alguno de los abuelos le deja su teléfono (que quizá los yayos ni siquiera sepan utilizar) hablar de tenerlo o no tenerlo deja de tener sentido.

“Educación, Prevención, Sentido Común” son claves en el correcto uso de Internet por parte de un menor y como siempre, todo empieza por sus mayores. No es lo mismo “abandonar” a su suerte a nuestros peques en el uso de su smartphone (aka* ordenador de bolsillo, no lo olvidemos) que enseñarle a usarlo aunque para eso, primero deberíamos saber nosotros.

Si como he dicho antes, obviamos en este artículo las consecuencias médicas y/o educativas, el problema de un teléfono inteligente no es el terminal en sí, sino su facilidad de conectarse a Internet y por tanto, ese es el quid de la cuestión.

  1. Si tus hijos lo que quieren es jugar, puedes descargar tú la aplicación y que luego jueguen ellos “offline”.
  2. Activa el control parental desde el principio. Nuestro compañero Jorge ya habló de ello en la radio, os recomiendo encarecidamente que lo escuchéis.
  3. Hay que trabajar en la confianza mutua de manera que, si el menor se encuentra con algo diferente, distinto, sospechoso, etc. pueda contárselo a un adulto sin miedo, sabiendo que hace lo correcto.
  4. También debéis hacerle entender que Internet es de todo menos anónimo, que su privacidad es importante y, que dejarán de tener control sobre lo que digan o hagan en Internet.
  5. No dejes que tu hijo, sobrino, nieto… tenga acceso libre al WiFi de tu casa. Controla su acceso, no recuerdes la clave en el smartphone, cámbiala, reduce el tiempo de conexión a fines de semana (por ejemplo), etc.

Sin duda alguna, la lista de recomendaciones es bastante más amplia que estos 5 apuntes pero, como adultos responsables, me gustaría lanzaros el guante para que penséis en lo mejor para vuestros pequeños y hagáis examen de conciencia de cómo os relacionáis todos con las Nuevas Tecnologías y busquéis más información en Internet que, bien usado, es una buena herramienta que nos ayuda en nuestra vida diaria.

Además de nosotros mismos, hay muchos compañeros que también trabajan a diario por la Seguridad de la Información y en la enseñanza (de adultos y niños) del correcto uso de Internet (que no voy a nombrar para no dejarme ninguno), en lugar de eso, me gustaría que todo aquel que nos siga y lea este post, dé su opinión comentando este artículo, hable de su experiencia, investigue qué mas poder hacer y lo comparta con los demás.

Ellos son nuestro futuro pero nosotros somos su presente. 

 

banner-auditoria-fortificacion

*El término aka es la abreviación para “Also Know As”, que  en inglés que significa “también conocido como”. QuantiKa14 te enseña, QuantiKa14 te entretiene.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *