Entrevistamos a un ransomware en el paro: “Soy una víctima”

EXCLUSIVA

 

¿Quién eres exactamente?

Yo era un ransomware, un virus informático mandado normalmente a través de correo electrónico para cifrar los datos de las empresas y que mis creadores les pudieran pedir un rescate.

¿Pagaban muchos?

Muchísimos. Imagínate la situación: estás tan tranquilo frente al ordenador de tu empresa y de repente se te cifra todo y te pide una contraseña.

Me cuentas que muchos pagaban… ¿qué pasaba luego?

¿Luego? Normalmente nada. Pagaban, llegaba el dinero a la cuenta de mis creadores y fin de la historia.

Y entonces les daban la contraseña y asunto arreglado.

(Risas) ¿¡Qué contraseña ni que contraseña!? Casi nunca había contraseña. Algunas veces sí se les entregaba… Para poder infectarlos de nuevo en un futuro. Ya que sabían que tal empresa pagaba…

¿Por qué estás ahora en el paro si te iba tan bien?

A los que les iba bien era a mis creadores, ahí están en las Bahamas. Pues estoy en el paro debido al trabajo de prevención de Quantika14. Ahora me gustaría ayudar a prevenir ataques como los que yo hacía. Por ejemplo, para prevenir no está mal tener tres copias de seguridad en diferentes formatos o sistemas: en la nube, en un disco duro, en un DVD… Pero eso sí, al menos una de las tres tiene que estar offline.

¿Offline por qué?

Porque si no, te pasa como a una empresa a la que hice polvo. El informático estaba super orgulloso de sus copias de seguridad… En disco duro externo pero conectado 24 horas al ordenador: Bien chaval, bien, ahora tienes las copias de seguridad también infectadas. Hay que tener al menos una copia de seguridad almacenada de forma externa.

¿Y a tus colegas cómo les va?

A algunos estupendamente. Yo me he quedado obsoleto, pero los chavales nuevos vienen con mucha fuerza. Ya están para Android, para iOS… Se meten en cualquier sitio. te cifran hasta un ladrillo de tu casa si hace falta.

Oye, hablas como si fueras una víctima, pero has cifrado muchos ordenadores y has hecho perder mucho dinero.

Mira, yo fui creado para infectar, cifrar y pedir dinero. ¿Qué le hago? Soy un mandado, un trabajador. Demasiado que ahora estoy en el otro lado.

No me termina de convencer, sinceramente. ¿Y si ahora sale una actualización y te renuevas?

Me da exactamente igual. Estás muy pesadito, tú si que eres un virus.

QnVlbm8geSBhaG9yYSBxdcOpLi4uIMK/UXXDqSBoYWNlcz8gwr9Fc3RvIHF1

w6kgZXM/IFNlcsOhcyAqKioqKiwgY29tbyB0ZSBwaWxsZSB0ZS4uLg==

SkEsIEpBLCBKQSwgSkEsIEpBLCBKQS4gwr9BaG9yYSBxdcOpPw==

DQoNCkRhbWUgbGEgY2xhdmUgcGVkYXpvIGRlICoqKioq

QnVlZWVubywgdmEsIHZlbmdhLCBxdWUgbWUgZGFzIHBlbmEuICoqKioqKio=

Hasta aquí llega la entrevista, hasta luego. Uff, qué mal rato.

Ya sabes… La cabra tira al monte. Adios, un placer.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *