Tu jefe podría grabarte en tu trabajo sin tu consentimiento

tribunal Constitucional camaras bershka

La semana pasada conocíamos la noticia de que el Tribunal Constitucional avalaba la legalidad de una empresa que grabó a una trabajadora sin su consentimiento y usó la grabación como prueba por robo. Y aunque este tema ya lo tratamos a fondo en un artículo anterior, en este post queremos arrojar un poco de luz sobre este último veredicto.

 

En fecha reciente el Tribunal Constitucional ha dictado una Sentencia, en la que tras una extensa fundamentación se ha concluido que sería procedente un despido de una trabajadora, (en concreto de una tienda de ropa) que alegó para defenderse que la habían grabado sin su consentimiento, y sin informarla de sus derechos contenidos en la Ley Orgánica de Protección de Datos de manera concreta, por lo que basaba su defensa entre otros argumentos en la vulneración de su derecho a la intimidad personal.

Pues bien, esta materia venía siendo compleja para unir criterios, había Sentencias contradictorias, pues en algunas se consideraba que la grabación a los empleados en circunstancias concretas podía ser legítima cuando había fundadas sospechas de alguna actuación ilegítima por parte del trabajador o trabajadora; en otros casos otras Sentencias consideraban que era una vulneración de un derecho constitucional y no podría ser esta grabación base probatoria para un despido.

En el caso que analiza la nueva Sentencia del Tribunal Constitucional, el Fiscal del caso, también ha opinado que el derecho a la intimidad de la trabajadora que fue grabada, resultaba justificadamente restringido, en la medida en que la grabación se ceñía a la observación del espacio en el que se ubicaba la caja registradora, examinándose su manejo por los empleados al haberse advertido desde tiempo atrás sustanciales descuadres en su contabilidad. Se trataba, por tanto, de corroborar sospechas fundadas que luego, resultaron corroboradas por las grabaciones audiovisuales.

En este caso al que se refiere esta Sentencia, las cámaras de videovigilancia instaladas en la tienda donde prestaba sus servicios la empleada captaron su imagen apropiándose de fondos y realizando operaciones falsas de devoluciones de venta de prendas de ropa. Ante estos hechos la trabajadora fue despedida. La cámara estaba situada en el interior de la tienda enfocando directamente a la caja.

Y en el escaparate del establecimiento, en un lugar visible, constaba el cartel o distintivo informativo exigido por la Ley de Protección de Datos y la Instrucción 1/2006, de 8 de noviembre, de la Agencia Española de Protección de Datos, sobre el tratamiento de datos personales con fines de vigilancia a través de sistemas de cámaras o videocámaras.

En conclusión, el Tribunal ha entendido que, teniendo la trabajadora información previa (aunque genérica, y esta es una de las novedades de la Sentencia) de la instalación de las cámaras de videovigilancia a través del correspondiente distintivo informativo, y habiendo sido tratadas las imágenes para el control y supervisión de la relación laboral, no puede entenderse vulnerado a la intimidad de la empleada contenido en el art. 18.4 de la Constitución Española de 1978.

Ha sido una Sentencia en la que varios Magistrados han discrepado al emitir su voto y han realizado voto particular, porque tienen otro planteamiento sobre este importante derecho constitucional y fundamental a la intimidad y privacidad.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *