Cómo hablar con un informático y no morir en el intento (I)

comunicacion efectiva

Porque no todo va a ser hashes, SQLi, DDoS, back-end, javascript, WPA2 o el poder de Greyskull…

 

el secreto de monkey islandTras un par de semanas, cuando me presenté en el blog con el artículo la importancia de un cifrado correcto, vuelvo a la carga tratando de traeros, como es mi estilo común, un artículo sobre informática con un toque diferente porque no somos todxs iguales.

La primera vez que tuve contacto directo con un ordenador fue con un Intel 386 jugando a ‘The Secret of Monkey Island‘, una joya no ya sólo como videojuego, sino como obra completa. Por aquel entonces yo rondaría los 8 años de edad y, a pesar de sus gráficos y su sonido de 8 bits, quedé fascinado de tal manera por aquella máquina que no pasó mucho tiempo antes de darme cuenta de que se terminaría convirtiendo en la manera de ganarme la vida.

Quiero dejar claro, por ello, para muchas personas que distinguen en la tierra a 2 tipos de vida inteligente: humanos e informáticos, que deben tratar de empatizar con nuestra manera de entender las cosas (o mejor dicho, nuestra manera de no entender cómo otros pueden NO entender las cosas…), hablando en términos informáticos, dado que nos hemos criado de la mano de estos cacharritos. Pero no he venido a convencer de que bajo nuestra coraza de hojalata (sí, además de videojuegos y programas también conozco películas como El Mago de Oz) también tenemos un corazoncito, sino todo lo contrario. He venido para tratar de crear un puente lingüísticamente aceptable entre unos y otros.

Resulta que, con el paso de los años y la experiencia, uno se va dando cuenta de ciertos detalles recurrentes cuando trata estos temas con gente de otras profesiones o incluso de la misma profesión y distinta edad. Por ejemplo, las caras de desconcierto cuando pronuncias cosas como “el pin del router”,cara de desconciertola variable de sesión” o “los privilegios del sistema operativo”. He de reconocer que, en un principio, aunque te das cuenta (sí, se nota) es algo gracioso ya que, en vez de responder ¿qué leches es eso?, la gente suele hacer cosas como asentir y fruncir el ceño, como el que lleva toda la vida trabajando con eso, y rezar porque no se le ponga a prueba 2 frases más tarde. O peor, hay quien se tira a la piscina sin que nadie lo empuje y se pone a prueba (o mejor dicho, en ridículo) él mismo y tan contento al responder algo como: “sí, yo una vez tuve que cambiar la variable de sesión en las opciones avanzadas de carpeta en Windows… buf, un lío, sí que es verdad”. Joder, y tanto lío, si tú supieras que las variables de sesión sólo existen en el ámbito de red… Pero bueno, ya me darás otro día una masterclass sobre el pin de tu sesión y la variable router de tu sistema operativo, o algo.

Pero pasado un tiempo te das cuenta que esto es un problema real. No ya sólo el hecho de que la gente no entienda esos conceptos, que es un problema menor, sino que además evitan aprender o preguntar por miedo al ridículo. Un miedo absurdo sabiendo que nadie me juzgaría por no saber traducir una frase hecha al finés si no he estudiado traducción o filología o por no saber identificar una depresión sin haber estudiado psicología. Para más inri, a los de este mundillo nos encanta demostrar lo que sabemos, así que estaríamos altamente gustosos de enseñarles cualquier cosa.

albert einsteinPor ello, basándome en 2 citas por las que me guío y me he guiado durante mucho tiempo, pretendo enterrar el hacha de guerra y tender la mano a quien quiera familiarizarse con conceptos de una manera mucho más mundana o coloquial. La primera de estas citas, aunque se atribuye a Albert Einstein, no es suya y creo que es, más bien, una especie de proverbio antiquísimo. Dice: ‘Todo el mundo es un genio. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar un árbol, vivirá toda su vida pensando que es un inútil‘. La segunda, y más directa, es de Javier Ibarra (kase-o, rapero natural de Zaragoza) y dice simplemente: ‘¿Quién eres tú para evaluarme a mí?‘.

Empezaré por un pequeño conjunto de conceptos básicos, pero sobre los que uno se puede apoyar para entender más cosas en el futuro. Veréis como, a menudo, cuando se habla de algo relacionado con informática, se usa al menos uno de los siguientes conceptos:

ROUTER: (o enrutador, en español) es quién se encarga de coordinar y gestionar el intercambio de información entre varios ordenadores (u otros dispositivos similares). A nivel físico es, básicamente, el cacharro que te ponen los de Internet.

LENGUAJE DE PROGRAMACIÓN: igual que en el mundo humano escribimos libros, recetas, notas, apuntes, guiones o artículos como este en infinidad de idiomas con la intención de transmitir una información a otros humanos, en el mundo digital se escriben programas, webs, drivers, etc. en muchos lenguajes de programación para transmitir una información entre/a los computadores.

ALGORITMO: si bien esto no es un término propiamente informático, su uso común se reduce casi por completo a este sector. Esta palabreja tan rara no es más que una secuencia de instrucciones para conseguir hacer algo. Para que os hagáis una idea, en el mundo humano, un algoritmo estrictamente dicho sería, por ejemplo, una receta de cocina.

DRIVERS: palabra de origen anglosajón, como router (por cierto, os sería de mucha ayuda aprender inglés para comprender este mundo mejor, dado que con eso y usando la lógica se puede entender mucho mejor por qué las cosas se llaman como se llaman). Driver significa conductor. Así, sin más parafernalias. ¿Y esto? Pues es el algoritmo que detalla el comportamiento entre un dispositivo hardware y el software del sistema operativo. Es decir, es quién conduce al dispositivo, llevándolo por un sitio u otro según los estímulos externos.

HARDWARE: así, a bote pronto, lo duro, lo que ves, lo palpable. De hecho, hard significa duro. El hardware es todas las piezas y componentes que componen, valga la redundancia, tu computador. Tanto lo de dentro como lo de fuera. Todo lo que puedes tocar con las manos (aunque antes tengas que abrir el ordenador para muchos de ellos) es hardware.

SOFTWARE: pues lo otro. Todo lo que no es hardware. Cuando un informático escribe un algoritmo en un lenguaje de programación mediante dispositivos hardware como el teclado o la pantalla está creando software.

¿Ves?, cuatro tonterías y ya eres capaz de entender una frase completa con lenguaje informático. Hasta aquí la primera parte de este pequeño glosario. En la segunda parte me centraré, sobre todo, en expresiones típicas que seguro escuchaste pero nunca entendiste y en conceptos más profundos pero que también es común que hayas escuchado en algún momento. Si te has quedado con ganas de más, presta atención al blog. No tardaremos en publicar la segunda parte.

Hasta pronto o, como dirían mis amigos, 101101100101001001010100111000101111001…

One Comment

  1. Willy Jove 30 mayo, 2015 Reply

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *