Nuestra experiencia en el Hackathon contra la Violencia de Género

qk14-team-hackathonVG14-2

Como ya os contó nuestro compañero Jorge hace unos días en este artículo, los pasados días 10 y 11 de Noviembre fuimos los encargados de dinamizar el I Hackathon contra la Violencia de Género, organizado por la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo y la UTE Fujitsu-Magtel.

Si bien la suerte de organizar el Hackathon, los distintos retos que se pusieron a lo largo del lunes, la revisión de proyectos, ayuda, etc. corrió por parte de Jorge, el resto de compañeros que formamos QuantiKa14, no quisimos perdernos la oportunidad de aportar nuestro granito de arena en un evento tan interesante como éste dentro del V Congreso para el Estudio de la Violencia contra las Mujeres, más allá del patrocinio y de regalar, al tercer clasificado, la oportunidad de realizar nuestro curso “Empezando con Python” como empresa.

Tal y como decían las bases, el lunes antes de las 9:00AM quedamos en el FIBES para realizar nuestras acreditaciones en el Congreso, con nuestros portátiles a la espalda y un par de ideas cada uno de manera que en el marco del Hackathon, decidiéramos finalmente qué íbamos a desarrollar, por qué íba a ser interesante ante la VG, cómo lo íbamos a presentar…

Siendo este Hackathon distinto a los demás, en el sentido que se realizó un lunes y martes y, que sólo teníamos hasta las 21:00 pues el FIBES cerraba sus puertas, no tardamos mucho en comprender entre los cuatro que formamos el equipo, que debíamos darnos prisa para poder entregar al día siguiente, el proyecto más completo posible en cuanto a programación, desarrollo, idea, etcétera.

El primer paso fue fácil gracias a que nuestro compañero Toni, trajo una idea que nos conquistó en el qk14-team-hackathonVG14mismo momento en que comenzó a explicárnosla: una aplicación móvil que tratara de prevenir la Violencia de Género desde la importancia que tiene la comunicación en una relación de pareja entre jóvenes, creando un juego de preguntas y respuestas donde después de contestar a cada una, recibieran de vuelta, un texto que incluyera información interesante sobre la Violencia de Género pudiendo aprender todo sobre ella de una manera positiva, no cómo algo digno de castigar pues, como tuvimos la oportunidad de saber durante el Congreso, conocer y detectar a tiempo, es la clave para prevenir éstos actos. Así mismo, nuestra aplicación se completaba con una página web donde, además de poder consultar todo lo relacionado con la aplicación, se diera información adicional sobre el tema, preguntas frecuentes, libros y películas recomendadas, centros de ayuda, asociaciones, teléfonos y enlaces de interés y cuanta información fuera susceptible de ser compartida.

Además, gracias a que compartiríamos con la administración (de forma anónima) los resultados de las respuestas de los usuarios de la aplicación, se conseguiría de forma veraz y de primera mano, estadísticas reales sobre qué funciona y qué no, qué áreas deberían ser reforzadas, cuáles tienen un calado real en la sociedad y cualquier otro dato que fuese importante para saber, cómo se puede mejorar la prevención de la Violencia de Género.

Para motivar la descarga gratuita de la aplicación y su jugabilidad, las parejas conseguirían puntos gracias a sus preguntas bien respondidas de manera que, con un mínimo de ellas realizadas y según un baremo de puntos conseguidos, realizaríamos un sorteo (quincenal, mensual, trimestral, …) entre las parejas para que pudieran disfrutar juntos de distintos regalos, como pudieran ser entradas para el cine, una cena romántica, un viaje, etc.

Una vez sentadas las bases de nuestro proyecto, comenzamos a trabajar muy duro en cada uno de los aspectos de la aplicación: programación, diseño, investigación, presupuesto, presentación y el resto de aspectos que iban a tener en cuenta al día siguiente los miembros del jurado, haciendo claro está, nuestros descansos oportunos para despejarnos, hacer paradas visuales y poder disfrutar del catering que el Congreso, dispuso para todos nosotros para desayunar, almorzar y merendar.

El tiempo corría y, aunque ser cada uno de nosotros especialistas en un departamento distinto nos ayudaba a complementarnos en aspectos muy diferentes y, cubrir así la totalidad del proyecto sin dejar ningún cabo suelto, dieron las ocho de la tarde en el reloj del FIBES sabiendo que deberíamos abandonarlo en una hora y aún podíamos hacerlo mejor así que, cuando finalmente tuvimos que marcharnos, fuimos al Hotel Sevilla Congresos donde, la organización había dispuesto de reservas para quien las solicitara de manera que, después de cenar algo en uno de los bares que hay en las cercanías del Palacio de Exposiciones, subimos a la habitación para rematar los pequeños detalles de la aplicación pues, las bases del Hackathon, sí nos permitían seguir trabajando en ella todo lo que necesitáramos hasta su presentación al día siguiente.

Y así, después de algo de trabajo y algo de descanso, llegamos el martes de nuevo al FIBES donde después de desayunar compartiendo nuestras distintas experiencias con los demás participantes del Hackathon, uno a uno, los distintos equipos fuimos presentando nuestros proyectos y contestando las preguntas del jurado que, después de ser presentado, se reunieron para tomar su decisión mientras todos pasábamos a la sala principal del Congreso donde, antes de poder asistir a la última ponencia, Jorge hizo un pequeño análisis del Hackathon y nos comunicó a todos el veredicto del jurado.

Finalmente, nuestro proyecto no fué ninguno de los tres premiados pero, eso da igual porque lo verdaderamente importante era trabajar juntos en algo tan importante como crear herramientas para prevenir la Violencia de Género, apoyar con una iniciativa tan buena el Congreso, que distintos profesionales nos relacionáramos y pudiéramos trabajar juntos a partir de ahora y, sobre todo, que los cinco proyectos sean conocidos y llevados a cabo por el bien de todos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *