Los nuevos peligros: Coches y tecnología.

Sin duda alguna y como no nos cansamos nunca de decirlo, las nuevas tecnologías han hecho nuestra vida mucho más sencilla, tanto, que hay pequeñas acciones a las que no le damos importancia que son gracias a ellas y que, al verlas tan normales, no comprendemos todo lo que en realidad conllevan.

Un punto clave del que ya hemos hablado y, seguiremos haciéndolo por su importancia, es de los smartphones. Lo que en principio era sólo una máquina que nos permitía hablar a distancia con otras personas, luego se hizo móvil, luego añadió la posibilidad de mandar mensajes, de tener juegos, hacer fotos… y así sucesivamente hasta que se han convertido en pequeños ordenadores con acceso a internet que, para hacernos (supuestamente) la vida más cómoda, nos permiten hacer mil cosas más como acceder a nuestras cuentas bancarias, pagar como si fueran una tarjeta de crédito, ver nuestras cámaras de vigilancia e incluso, como ya hemos podido ver por anuncios de televisión, además de bajar el toldo de nuestro patio y cerrar nuestra puerta de entrada, podemos bajar persianas, encender luces, sacar hielo…

En este sentido y si me lo permitís, quiero aprovechar esta ocasión para hablaros de nuestros vehículos antes de hablaros de otros peligros que nos podamos encontrar y, de los que poco a poco y en un futuro, también os iremos adelantando.

Puede que no todos tengamos un coche último modelo pero, a diferencia de las casas domóticas que son pocas y muy caras, la tecnología digital ha irrumpido cual elefante en una cacharrería haciéndose hueco en el sector automovilístico a una velocidad que, seguramente, haga que nuestro próximo vehículo tenga alguna de estas comodidades y, de la misma manera que nosotros lo sabemos, lo saben por ejemplo igual de bien o más los CarShark (llamados así por el programa creado por las Universidades de Washington y San Diego para controlar vehículos), ladrones de coches de toda la vida que se apoyan en sus conocimientos tecnológicos.

Los coches se están transformando día a día en lo que todos imaginábamos que serían en un futuro (aunque de momento no vuelen) hasta tal punto que, como ya ocurrió con el teléfono, están dejando de ser cajas de hierro y algo de electricidad para convertirse en máquinas digitales que funcionan gracias a un ordenador incorporado que, actualmente ya es capaz de avisarnos de los posibles peligros que haya en la carretera, que mantiene la velocidad, que puede aparcar solo, etc. sin contar con la evolución que se aproxima en los próximos años como por ejemplo el coche autómata de Google, y la interacción que están probando algunas marcas entre coche y semáforos para que paren sólos ante la luz roja o entre coches para mantener la distancia entre ellos, decidiendo frenar incluso si lo hiciera el de delante.

De nuevo lo que está diseñado para hacernos la vida más cómoda, nos la puede complicar en el sentido que, además de copiar los datos de nuestras llaves electrónicas, (que en un futuro dejarán de existir a favor de un código en nuestro teléfono como el pago “contactless”) nos pueden complicar la existencia aprovechándose de la conectividad que ya existe entre nuestro vehículo y nuestro smartphone cuando lo utilizamos como GPS, para escuchar música o nuestros mensajes para modificar el software de nuestro vehículo, o la que existirá entre el coche y las señales de tráfico que, a lo largo de los años, han sido “hackeadas” facilmente, incluso con “la técnica de la contraseña por defecto”.

El número de Ciberdelincuentes de coches es proporcional al número de vehículos “supertecnológicos” que hay en el mercado pero, precisamente por eso, hay que ser conscientes que como este tipo de coche cada vez es más normal en nuestras carreteras y nuestros garajes, los peligros que nos acechan también lo son de manera que como siempre decimos desde Quantika14, no nos preocupemos por lo que pueda pasar, sino que nos ocupemos en prevenir que nunca ocurra.

One Comment

  1. Foro Coches 13 noviembre, 2015 Reply

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *