El derecho al olvido

En un momento en el que los derechos “tradicionales” están siendo cada día cuestionados y vulnerados, las tecnologías de la información y comunicación no se han quedado atrás al respecto, en todos los sentidos. Actualmente el derecho a la privacidad languidece ante nuestra propia impulsividad en las redes sociales, y ante los “gusanos de internet”. Ya casi es imposible acudir a una fiesta sin que se grabe en un vídeo y se cuelgue en la red, lo que conlleva que queden inmortalizados tal vez momentos divertidos pero que no nos representan por completo. La costumbre está tan extendida que para muchas personas empieza a ser agobiante la sensación de que el instante que se está compartiendo con pocas personas puede pasar a ser conocido por otros muchos en pocos minutos. A la vez que el derecho a la privacidad se está erosionando surge la necesidad del derecho al olvido, del derecho a que lo que dije o hice en un momento dado deje de estar registrado en la red. ¿No estaría bien un derecho al olvido?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *